Discursos y Prácticas Institucionales en la Intervención Psicosocial Neoliberal

 

Desde la década del 90 del siglo pasado hemos observado en nuestro país la preocupación creciente desde las instituciones del Estado y de los centros de poder, por lo que se ha denominado el fenómeno de la delincuencia. Esto ha llevado a una creciente alarma pública que ha relevado a la delincuencia como un tema de la mayor preocupación ciudadana, que han derivado en un despliegue inusitado de recursos de todo tipo para hacer frente y ganar “la guerra contra la delincuencia”.

En el caso de la “delincuencia juvenil” se ha implementado un enorme y novedoso dispositivo jurídico penal (Ley de Responsabilidad Penal Adolescente) y de intervención psicosocial, con el objetivo de ejecutar el castigo y promover la rehabilitación y reinserción social de los sujetos en conflicto con la norma jurídica. El Estado orienta una acción de tipo higiénica y terapéutica hacia “adolescentes” que no lograrían, por sus propias incapacidades, desenvolverse adecuadamente en el marco jurídico y moral.

Sin embargo, sorprende la disparidad entre los enormes recursos que se destinan al desarrollo de estos dispositivos jurídicos, policiales y psicosociales, con la pobreza y limitaciones que presentan los enfoques teóricos en que se sustentan estas políticas y prácticas de intervención, en donde el fenómeno de la delincuencia juvenil es concebido en términos fragmentarios y estáticos.

Desde nuestro punto de vista, la delincuencia debe ser entendida y abordada como un “hecho social total”, concepto acuñado por el socio-antropólogo francés Marcel Mauss hace casi un siglo, para referirse a prácticas sociales que tienen la característica de reunir en si mismas las instituciones principales de la sociedad. De este modo, el fenómeno de la delincuencia será entendido en sus complejas articulaciones que lo relacionan con las dimensiones: socio-cultural, político, económico, moral, estético, psicológico, etc., es decir desde un enfoque holístico y dinámico.

Autores: Daniel Espinoza Zapatel

 

PALABRAS CLAVES: